PERFIL

El primer miércoles de la primavera. Impregnados por el olor a azahar e incienso de las calles malagueñas mantuvimos un encuentro con el artista antequerano y malagueño, como él se considera, a pesar de no haber nacido en ninguna de estas dos ciudades, José Medina Galeote.

 

La trayectoria y la amistad que nos une han hecho que Medina Galeote sea el protagonista del primer perfil de Misceláneas, con el que pretendemos conocer con mayor profundidad a artistas de nuestra tierra y, que mejor que empezar con él, que ayer se convirtió en el primer creador malagueño en intervenir en el Museo Pompidou.

 

Durante 24 horas ha permanecido “encerrado” en el cubo (nombre popular con el que se denomina a este museo) que acaba de cumplir el primer aniversario de su apertura, para realizar el proyecto expositivo “Notre Avenier Est Dans L´Air” con el que ha realizado un homenaje a Picasso dentro de las actividades que organiza Málaga de Festival. “Me siento muy contento con esta historia porque pienso que va dar que hablar” además asegura que en este tipo de encuentros se encierra consigo mismo “me da tiempo a pensar y a ponerme al día conmigo mismo”.

En título de la intervención está tomado de un cuadro de Picasso de 1922 en el que se invitada a la juventud francesa a que se alistase a la aviación, “Nuestro porvenir está en e aire”, aunque hubo posteriormente historiadores que era un mensaje amoroso hacia Fernande, por lo que Picasso “jugaba a ese camuflaje que tanto me gusta y como lo cojo y me lo llevo a mi parcela” asegura Medina Galeote.

 

"MIRO EL FUTURO DESDE EL PRESENTE"

PERFIL de JOSÉ MEDINA GALEOTE

Desde hace unos meses trabaja en el Museo de Artes y Costumbres de Málaga después de haber sido durante más de siete años el responsable del Centro Unicaja de Cultura de Antequera. Un tiempo en el que consiguió convertir a este espacio en uno de los más importantes de Andalucía, ya que ha acogido exposiciones muy interesantes “hemos sabido captar las opiniones de cierto sector de la crítica y la gente llamaba para exponer allí, hemos tenido que decir que no a algunos, pero también eso estaba dentro de lo establecido queríamos seguir una línea de calidad y así lo hemos hecho”. El CUC está funcionado perfectamente ahora hay una exposición sobre el arte urbano en el que hay una gran colección de piezas impactantes, algunas internacionales.

 

Su actual trabajo en Málaga no le quita tiempo para crear, sino “me hace cada vez más libre”. Medina Galeote asegura que tiene amigos que dependen solo de la pintura y que eso hace que la libertad se pierda, “yo lo que hago es optimizar mi tiempo y dedicarle a cada cosa su tiempo, así en vez de hacer cinco cosas hago dos pero que sean interesantes para mí y que me lleguen”.

 

Estar en este museo te hace ser más contemporáneo si cabe, ya que no se entendería el arte actual sin las artes populares”. Desde este museo se entiende que del arte contemporáneo nace de todas las manifestaciones populares y costumbristas.

 

A pesar de tener que trasladarse todos los días hasta la capital de la Costa del Sol asegura que es “un sitio maravilloso para pensar, para reflexionar y para trabajar. La verdad es una gozada” y además los cincuenta minutos de viaje le sirven para organizarse el día.

También ha comenzado a impartir clases de Procedimiento Pictórico en la Facultad de Bellas Artes de Málaga, “ahora estoy un poco más asfixiado, pero mi jefa me habilitó el horario y estoy dando clases por las tardes y estoy disfrutando con esta experiencia”.

 

Cuando terminó sus estudios tuvo que liberarse de la mezcla de colores y comenzó pintado en negó, ahora su paleta de colores es muy básica: rojo, verde y azul, en algunas ocasiones, y siempre utiliza un soporte blanco “son colores muy potentes con los que estoy cómodo”.Medina Galeote defiende la técnica o como algunos profesores lo denominan el virtuosismo, pero si no hay nada que lo amueble no vale para nada. “Hay gente que es muy virtuosa y me transmiten cero y otros menos virtuosos que te hacen sentir más”.

Cuando se mete en su estudio se aísla del mundo, actualmente lo tiene en el Polígono Industrial de Antequera asegura que le encanta el polígono porque es un lugar donde hay muchos oficios “de repente de encuentras que te hace falta algo de metal o de madera y lo encuentras todo rápido”.

Antes tenía el estudio en su propia casa y su familia siempre le ha respetado sus momentos de silencio, incluso sus hijos. De su faceta como padre señala que nunca le ha puesto un pincel en la mano a ninguno. “Mi grande no se acerca al tema artístico, ve al padre que lo afronto no como un disfrute sino como un problema al que tengo que darle una solución”.

 

De sus pupilos señala que se ve en los ojos cuales van a seguir dedicándose a esto o el que está en clase porque es una asignatura más de una carrera y que se dedicará a otras cosas, “Bellas Artes tiene muchas salidas desde restauración, diseño, diseño ambiental, diseño de interiores y un titulo que te da opción a presentarte a unas oposiciones, el 90 por ciento de mis compañeros que están dando clase en institutos”.

Esta no es su primera experiencia en la educación, ya que en sus principios ya trabajó en este mundo y afirma que es muy complejo porque es un gremio “del que no quiero hablar, pero es muy particular porque cuando entras te vas acomodando un poco”.

De su etapa en la facultad tiene buenos y no tan buenos momentos, ya que en su época era endogámica y había profesores que ocultaban información porque consideraban que sus alumnos podían ser sus competidores a corto medio plazo, aunque fue un periodo muy importante en su vida.

 

Medina Galeote afirma que para él la pintura no es un hobby sino algo serio y sus hijos lo han captado de esa forma. “Mi hijo mayor sabe que no se quiere dedicar a esto. Yo no voy a obligar a pasar algo a mis hijos que es complejo y eso es una demostración de cariño. Yo sé lo complejo que es y no quiero algo complejo y difícil para mis hijos”.

Cuando hablamos con José apreciamos la serenidad que se consigue cuando se entra en la etapa de madurez creativa. Un proceso que provoca un avance en el camino en el que hay que saber priorizar y saber de quien rodearse: “Tengo motivos para sentirme muy contento que: mi familia, estar trabajado en algo que me apasiona y tener un soporte de trabajo que también me apasiona, y no le dedico mucho tiempo ni ganas a esas personas que me pueden quitar las ganadas de apasionarme, por lo que vivo mirando hacia adelante”.

Para este artista todo tiene su etapa “no se puede vivir pensado en lo que tuve sino en lo que tengo y en lo que quiero ser y construirlo desde el presente”. Ahora Medina Galeote se rodea de personas que me llenan y que me permiten crecer intelectualmente “son procesos de maduración con los que estoy contento”.

De este encuentro con uno de los mejores artistas de nuestra tierra nos quedamos con una de las frases con la que comenzó su intervención: “Miro hacia el futuro desde el presente y es cierto que lo que me apetece mucho es seguir avanzando y eso implica futuro”, por lo que le deseamos el mejor presente y, por tanto, un futuro brillante.